7 consejos para un interior saludable y confortable

niños ambiente saludable

En el post de esta semana compartimos #7 consejos para un interior saludable y confortable en nuestra vivienda o lugar de trabajo, centrándonos en los materiales más apropiados a aplicar.

Las personas, una vez tenemos cubiertas las primeras necesidades de alimentación, tratamos de evitar por naturaleza cualquier tipo de sufrimiento, ya sea perceptible o imperceptible.

Cuando hablamos de entornos saludables, lo que en realidad estamos haciendo es eliminar de nuestro abanico de opciones aquellos elementos que representan un riesgo para nuestra salud y reducen nuestro confort. Esto se debe a que, aunque sea de forma muy sutil, representan una agresión a nuestro organismo.

Si logramos un espacio interior saludable y confortable, en el que todo esté en equilibrio, lo percibiremos mucho más agradable aunque seguramente no conozcamos el motivo. Se trata de la combinación de varias decisiones trabajando en conjunto.

Veamos los #7 consejos para un interior saludable y confortable, que ayudan a hacer de cualquier espacio interior un lugar más acogedor y más saludable para toda la familia.

#7 consejos para un interior saludable y confortable

#1 Pinturas de base mineral

Las pinturas minerales son más ecológicas y saludables ya que favorecen la transpiración de las paredes y la regulación de la humedad relativa de la vivienda. Además, su base mineral no constituye alimento para el moho y las bacterias de manera que evitan su propagación de forma natural.

En el mercado, podemos encontrar estas pinturas bajo el nombre de pinturas de silicato, de cal, de caseína, de arcilla y más recientemente de Grafeno. Como no es demasiado sencillo comprender todos sus componentes, eso existen sellos fiables como Aenor, Ecolabel, Natureplus o Ángel Azul, que nos garantizan la salubridad de dichas pinturas.

#2 Bancadas de cocina

En cuanto a las bancadas de cocina, las opciones más recomendables para un interior saludable y confortable, desde nuestro punto de vista, son la madera y el gres prensado; la madera debe de tratarse con productos inocuos como aceites o ceras y es necesario evitar el corte de alimentos directamente sobre la bancada, empleando tablas de corte. El gres tipo Neolith o Laminam, a día de hoy representa un opción muy apropiada en todos los aspectos.

Las bancadas de piedras duras, como mármol o granito, conllevan un impacto medioambiental elevado debido a la explotación de las canteras y son por tanto poco ecológicas. Además el granito, especialmente el extraído de cotas profundas, puede presentar índices de radiación natural por encima de la media. Estos inconvenientes, aunque no son en absoluto graves, podemos evitarlos.

Y respecto las modernas y actuales bancadas de cuarzo (Silestone, Compac o Cuarella), éstas presentan un 94% de componente mineral. De este modo nos ahorraremos los inconvenientes de las bancadas de piedra. No obstante, su punto no tan favorable es que el 6% de las resinas son de poliéster.

#3 Mobiliario de madera o pintado

mobiliario de madera

El mobiliario que se comercializa está, en gran medida, forrado con melanina, es decir, plástico. Por este motivo, para lograr un interior saludable y confortable es conveniente pintar los muebles con pinturas minerales para reducir la contaminación electrostática que producen.

Si todavía no hemos comprado el mobiliario de una vivienda, es recomendable comprarlo de madera natural o de tablero aglomerado o contrachapado con una capa final de madera natural.

Los muebles metálicos o con superficies de cristal también son válidos aunque, en estos casos, es recomendable que los cabezales de la cama no lo sean, ya que refuerzan los campos electromagnéticos que distorsionan el descanso.

Si no es posible cambiar el mobiliario, podemos conectarlo a las paredes mediante elementos metálicos que ayuden a la transmisión de esta electricidad estática que acumulan.

#4 Cortinas, cojines y tapizados

Los tejidos de fibras naturales son materiales que pueden ayudarnos en gran medida a mantener un espacio interior saludable y confortable, con un a calidad ambiental adecuada. En combinación con una buena ventilación y una correcta utilización de plantas de interior, ayudan a mantener la humedad del ambiente dentro de los márgenes saludables, es decir, alrededor de un 50%.

Estaríamos hablando de tejidos como la lana, el algodón, la pita, el cáñamo o la paja de arroz. En este sentido, es recomendable la utilización de tejidos naturales como el algodón a prueba de ácaros para la ropa de cama, ya que ayuda a oxigenar pero no permite la proliferación de estos pequeños parásitos.

¿Y por qué no usar tejidos sintéticos? A todos nos han saltado las típicas chispas al quitarnos una pieza de ropa. Esto se debe a la carga electrostática que estos tejidos ayudan a generar, por ello no es recomendable su uso. Además, no son adecuados para nuestro hogar ya que presentan una alta inflamabilidad y toxicidad del humo que desprenden en caso de incendio.

#5 Calefacción por radiación

La elección de un tipo de calefacción u otra para nuestra vivienda es un punto clave y decisivo, ya que repercutirá directamente en nuestro confort y economía, a través del gasto energético.

El sistema más aconsejable para un interior saludable y confortable es la calefacción radiante, tanto a nivel de salud como económicamente. El motivo es que nuestro organismo recibe el calor del sol por radiación. Por ello, cualquier otro tipo de sistema de calefacción siempre estará por debajo a nivel de confort que uno que funcione igual que el sol.

Con la calefacción radiante no se produce circulación de aire ni de polvo, como sí ocurre con la calefacción por convección (radiadores) o por conductos de aire. Además, el calor radiado no calienta el aire que respiramos y penetra más en la piel que cualquier otro sistema, por lo que la sensación térmica es más agradable.

Debemos tener en cuenta que una temperatura interior de 18°C se percibe confortable, mientras que en un sistema de convección necesitaríamos incrementarla hasta los 22°C o 26°C.

Este efecto, por un lado aumentaría el consumo energético alrededor de un 33% (5%-6% por grado). Por otro lado, debemos saber que respirar aire más fresco permite tener una respiración más profunda y oxigenada ya la molécula de aire es más pequeña.

Además, el calor transmitido por radiación puede almacenarse en los materiales de la casa para luego volver al ambiente cuando la temperatura vuelve a bajar. De este modo necesitamos tener el sistema encendido menos tiempo.

persona en ambiente polvo

#6 Pavimentos

Respecto a los pavimentos tendremos en cuenta 3 factores:

1. En primer lugar el confort térmico, considerando un suelo cálido aquel que tenga una transmitancia térmica de 0,2 w/mK o inferior.

2. En segundo lugar los tratamientos y acabados, priorizando aquellos que sean menos agresivos para el organismo.

3. Y finalmente prestaremos atención al tacto, ya que nuestros pies son órganos sensoriales especialmente sensibles.

De este modo, los materiales de construcción naturales ofrecen todo un abanico de posibilidades de configuración de pavimentos para generar un interior saludable y confortable. Os planteamos 3 alternativas de las consideradas cálidas:

MADERATipo de suelo: cálido.
Transmitancia térmica: 0,18 w/mK.
Explotación: sostenible.
Materia prima: natural.
Textura: natural blanda o dura, en función del tipo de madera.
Observaciones: recomendamos los tratamientos finales de revestimiento a base de aceites o ceras. Es importante evitar los barnices.

LINÓLEOTipo de suelo: cálido.
Transmitancia térmica: 0,17 w/mK.
Explotación: sostenible.
Materia prima: natural.
Textura: natural blanda muy confortable.
Observaciones: suelo continuo muy fácil de limpiar. Es necesario comprobar su composición ya que en ocasiones se mezcla con PVC, lo cual no es recomendable.

FIBRA NATURALTipo de suelo: Moqueta con pelo tensado. Muy cálido.
Transmitancia: 0,06 w/mK. Podemos combinar el suelo cerámico o cementoso con alfombras naturales.
Materia prima: natural muy ecológica (lana de oveja).
Textura: blanda y suave.
Observaciones: la moqueta sintética no es recomendable.

#7 Agua de consumo

A pesar de dejarlo para el final, éste quizás sea el elemento más importante para lograr un interior saludable y confortable no en vano el 70% de nuestro organismo es agua, un agua que está en constante transformación a través de los procesos biológicos de nuestro organismo.

El agua se trabaja desde dos perspectivas, una puramente técnica y otra más energética o espiritual, son independientes y es el cliente quien escoge hasta donde lleva el cuidado del agua que consume.

De un lado recomendamos realizar un análisis de la potabilidad del agua para trazar la presencia de metales pesados (arsénico, Cobre o Cadmio entre otros) ya que, en elevadas concentraciones, pueden producir intoxicaciones. Estos análisis en ocasiones han mostrado presencia de medicamentos en agua de consumo.

A partir de este análisis decidiremos qué tipo de filtración de agua instalaremos y donde, si en la entrada de la vivienda o sólo en el punto de consumo. No siempre es necesaria una descalcificación global del mismo modo que no siempre es necesaria una Osmosis, hay alternativas como los filtros de carbono activo o de fibra de coco entre otros.

Desde el punto de vista energético existe toda una teoría sobre la vitalidad e inteligencia del agua impulsada entre otros por el doctor Masaru Emoto durante años de experimentación, también existen filtros de revitalización del agua que permiten que su estructura molecular recupere la vibración ideal para sanarnos además de hidratarnos.

Esperamos que os hayan resultado útiles estos #7 consejos para un interior saludable y confortable. Como siempre podéis contactarnos sin ningún compromiso para resolver cualquier duda. ¡Hasta pronto!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *